El hotel Miguel Ángel acaba de reformar las instalaciones de su Wellness Club o zona de spa y cuidados corporales. Han convertido la tercera planta del hotel en un oasis para los atareados en pleno corazón financiero de Madrid. Un espacio de 1.000 metros cuadrados, donde quienes buscan liberarse de todas las tensiones del trabajo encuentran el método que más se adapta a sus circunstancias. La planta cuenta con piscina climatizada, dos completos circuitos de spa (conjunto y privado), salas de tratamientos faciales y corporales, un gimnasio con entrenador personal, sala de pilates e incluso una peluquería. Unas instalaciones que pueden utilizar tanto los clientes Club del hotel –socios del Miguel Angel Wellness Club– como aquellos que quieran recibir un tratamiento concreto.

Los terapeutas del nuevo Wellness Club se ocupan de combinar el trabajo físico con el psicológico para facilitar la relajación de los clientes. Para ello, han introducido técnicas novedosas como el Watsu de la mano de la especialista Carolina Cardillas. Se trata de un masaje acuático con numerosos beneficios para el sistema nervioso, las articulaciones y la columna, gracias a que el cuerpo se queda flotando. De hecho, en el hotel también se ofrecen sesiones para embarazadas o para mujeres que acaban de dar a luz.

En cuanto a los tratamientos de belleza, intentan adaptarse a las necesidades de cada persona con masajes corporales detox o contra el jet lag, ideal para quienes acaban de volver de un largo viaje de negocios. 

Este mes de febrero, como regalo de San Valentín, también es posible concertar alguno de los masajes sweet candle en su sala para parejas, con aceites templados de cacao nutritivos, antioxidantes y aromáticos que ayudan a mejorar el tono de la piel y devolverle su tersura. Una experiencia relajante en pareja que se completa con un circuito de una hora en el spa.

Horario


De lunes a viernes de 07 a 22h, sábados, domingos y festivos de 11 a 19h.

Dirección

Metro


Gregorio Marañón

Online