De propuesta efímera en formato pop up a restaurante permanente y por tiempo indefinido. Así se puede resumir la historia que hay detrás de Barra Atlántica, el proyecto más exportable del gallego Abastos 2.0. Y es que, tras abrir como experimento temporal en el espacio pop up The Table By (Hotel Urso, Madrid) durante los pasados meses de mayo y junio, el proyecto de Iago Pazos y Marcos Cerqueiro se ha convertido en una realidad con entidad y local propio: primero en Santiago de Compostela y ahora por fin Madrid.

El pequeño restaurante está en el corazón de Chueca (Gravina, 17 <M> Chueca) y se divide en dos plantas dedicadas por entero al buen marisco y al pescado fresquísimo procedente, cómo no, de las costas gallegas. Se puede disfrutar en tres formatos: como aperitivo y tapeo en barra; para tomar sentado a la mesa en el comedor –para 12 personas en dos turnos cada noche y con reserva previa–, con un menú cerrado a partir de 25€, cuyo nombre, ‘dame de comer’, lo dice todo; y en la singular ‘mesa de amigos‘, para disfrutar en grupo y con precio cerrado (108€ por persona). Sin duda, una gran propuesta para disfrutar en la capital de lo mejor del mar a puñados, o a moluscadas, o en formato peixes nús (desnudos)… O como sea.