Se podrían contar con los dedos de una mano los restaurantes que consiguen transportarnos, gracias a su cocina y su ambientación, a lugares lejanos. Atlántico, la casa de comidas que Pepe Solla ha abierto en Velázquez, lo logra con creces. Todo ello con una combinación sencilla, platos poco elaborados y un producto inmejorable importado directamente de tierras gallegas. El chef, reconocido con una estrella Michelin en su establecimiento de Pontevedra, ha puesto firma a este nuevo espacio que reivindica las casas de comidas de antes, pero traídas al presente.

La decoración, de inspiración marinera, ayuda a que la sensación sea completa. Tonos azules, maderas dispuestas en las paredes a modo de tablones, mesas descubiertas y diferentes representaciones de xoubas (sardinas), rapantes (gallos)  y almejas terminan de perfilar el decorado de este luminoso local. A destacar el salón comedor, que quiere imitar la frescura de una lonja, aunque con un aire más bohemio.

La carta lo único que hace es respaldar estas primeras sensaciones. Ingredientes del mar de primera calidad donde llaman la atención los platos que han hecho grande la cocina viajera de Solla, es decir, aquella que ha recibido una leve influencia externa, como el bonito en agridulce de pimentón y algas, los mejillones en curry verde, las navajas lima-limón o las almejas de la Ría en salsa verde codium.

La gastronomía gallega, además, se caracteriza por unas carnes y un huerto dignos de elogio, de ahí que también haya sitio para propuestas como el tartar de cabra y queso Cebreiro, las fabas de Lourenza con alcachofas o el entrecot de vaca. Se recomienda compartir la mayoría de las raciones y pedir la empanada de fina masa que hayan preparado ese día, probablemente de las mejores que se puedan encontrar en Madrid. Los fines de semana cuentan con un pulpeiro que maneja los tiempos de cocción con gran maestría, consiguiendo uno de esos pulpos tan difíciles de localizar en la capital: terso, sin llegar a estar blando.

En los vinos, claro está, encontramos una gran diversidad de blancos, con Ribeiros y Rías Baixas a la cabeza. Para rematar, en barra pueden catarse muchas de las conservas que la casa Frinsa tiene en el mercado, por lo que el disfrute es realmente completo.

Fotos: Carlos León.

Precios


35€ de media

Horario


De lunes a viernes de 07:30 a 00h. Sábados y festivos de 08 a 00h. Domingos de 08 a 17h.

Teléfono


91 435 63 16

Dirección

Metro


Velázquez

Online