‘Aquí hemos venido a competir’, confiesan los hermanos Aparicio –propietarios de La Raquetista– en cuanto se les tira un poco de la lengua. El nuevo restaurante, situado en la milla de oro gastronómica madrileña, entre las zonas de Retiro e Ibiza, es uno de los referentes en la actualización de la taberna castiza. Allí, de un tiempo a esta parte, han ido cogiendo nombre muchos de los espacios más interesantes del panorama culinario. Locales que tienen en la materia prima y el buen género sus máximas preferencias.

Con esas premisas surge La Raquetista —en honor a la abuela de Javier y Paco, sus dueños—, un moderno espacio de reducidas dimensiones, pero muy bien aprovechado. Ladrillo visto, espejos, materiales industriales y pizarra son algunos de los elementos que lo forman. El recinto se compone de una zona a pie de calle, donde la barra es la reina del lugar y en el que se pueden consumir una gran parte de su especialidades: torreznos a baja temperatura, erizos con crema de patata, bravas como las de antes, cremosos buñuelos de bacalao, ensaladilla rusa de bonito… Todo ello respetando el producto y abriéndolo a una experiencia diferente.

Tras la barra queda a la vista la planta superior, en la que se disponen seis mesas en un comedor perfectamente distribuido. Aquí se puede disfrutar de su carta, a cargo de Javier, el cocinero, donde además del producto se pone en valor una sutil elaboración, innovando y presentando cocinas de otras latitudes, junto a carnes y pescados autóctonos. Es el caso del taco mexicano con parpatana de atún rojo, chiles chipotle y mango; el salmón noruego a media cocción en cinco especias; el rabo de vaca con curry rojo; o los garbanzos con foie, butifarra negra y chantarelas, una de sus recetas más irresistibles.

Sin embargo, y como ya es norma en muchos de los mejores restaurantes de Madrid, la cocina se completa con material de temporada fuera de carta, ya sean setas, verduras o piezas de caza. Los vinos son otra de sus especialidades, con una amplia muestra de denominaciones de origen. Apuntados quedan los tintos mallorquines, que están pasando por uno de sus mejores momentos.

De esta manera, los Aparicio se han hecho con un lugar de excepción en la restauración de la zona, colocando a su neotaberna –así se las denomina– dispuesta para competir con los mejores. Una propuesta muy disfrutable y con muchas opciones de seguir evolucionando.

Fotos: Carlos León.

Precios


40€ de media

Horario


Abierto de martes a sábado de 12h a 16h y de 20h a 00h, domingos de 12h a 17h.

Teléfono


918 311 842

Dirección

Metro


Ibiza

Online