Cuando el italiano Piero Furia se planteó abrir un local a pie de calle para comercializar los productos cosméticos del negocio familiar, tenía una cosa muy clara: que se pareciera lo menos posible a una tienda. Porque aunque él es consultor cosmético de profesión, le mueve su pasión por el diseño y el interiorismo. Es por eso Pinkoco, su espacio dedicado a la cosmética, la decoración y el lifestyle de Las Salesas, tiene alma hogareña y una estética limpia, fresca y pura, donde se respira un ambiente relajado, muy alejado de cualquier concepto de shopping tradicional. Buena parte de la culpa la tiene su amigo Luis Puerta, conocido decorador e interiorista de Madrid, socio de Mestizo y responsable de que Pinkoco tenga este look tan boho-chic.

Un ventanal abierto a la calle Santo Tomé deja entrever lo que esconde el interior: paredes blancas, plantas que llegan hasta el techo, viejos armarios convertidos en expositores con acabados decapados y estética vintage, una mesa de comedor donde reposan velas, faroles y difusores aromáticos, y una barra de bar que es, en realidad, el mostrador de este acogedor salón convertido en tienda. La mayor parte del espacio lo ocupa su línea de productos cosméticos y de baño, hechos en Italia de manera artesanal y en exclusiva para Pinkoco. Son jabones de mano y tratamientos corporales elaborados solo con productos naturales y orgánicos, como higos, cítricos, lavanda, menta… El resultado son cremas y lociones ligeras, suaves al tacto y de finos aromas.

El resto de objetos que se encuentran en la tienda responden a un diseño de líneas puras y un marcado estilo nórdico, sobresaliendo materiales como cristal, madera, corales, latón o cerámica adquiridas en su mayoría en mercadillos de países como Francia, o a proveedores muy seleccionados. Es el caso de los platos handmade firmados por su amiga Andrea Zarraluqui, piezas exclusivas que solo vende Pinkoco. Como exclusivos son también los complementos y diseños de moda que se pueden adquirir: creaciones de joyería o fulares que no se fabrican en serie, sino en ediciones limitadas que les dotan de una mayor singularidad. Igual que sus bolsos, creados con materiales como plumas, terciopelos o telas de tapizado únicas.

Durante la mayor parte del tiempo, Pinkoco luce así, como ese hogar sereno, cálido y acogedor de Las Salesas. Todos los días excepto los jueves al llegar las 20:30h, hora en la que el mostrador cambia la caja registradora por las copas y los aperitivos al más puro estilo italiano para recibir la visita de amigos y conocidos. Es la hora del afterwork, una cita informal con aires de fiesta privada a la que, en realidad, cualquiera puede pasar, con permiso de su anfitrión.

Fotos. Alfonso Ondarroa.

Horario


De 11 a 14:30h y de 16:30 a 20:30h. Sábado de 11 a 20:30h. Jueves hasta las 00h.

Teléfono


658715385

Dirección

Metro


Chueca / Alonso Martínez / Colón

Online