Que se llame Puertalsol ya dice mucho del sitio, pero subir a su terraza es una sorpresa mayúscula. Algo único, literalmente, porque no hay otro restaurante en la misma Puerta del Sol con esas vistas. Y en sus fogones, tradición, la que ha vivido desde su infancia y la que firma el chef Alberto Chicote que, tras diez años soñando con abrir un sitio así junto a su amigo –y también chef– Pedro Olmedo, al fin se ha decidido a hacerlo, y por todo lo alto.

La idea es volver, en el más amplio sentido de la palabra, a lo que se cocinaba antes en Madrid. Por eso, el horno de carbón juega un papel fundamental en las creaciones culinarias de Puertalsol. En él se cocinan desde las alcachofas al carbón con ajoblanco a los arroces al carbón, pasando por la cola de atún con refrito de ajos y una lista de carnes que van de la chuleta de vaca de medio kilo hasta el pollo a la brasa. Por otro lado, tienen una cocina vista acristalada –otro guiño a las cocinas de las tascas de antes donde no había trampa ni cartón–, en la que cocinan otros clásicos madrileños como las croquetas de cocido, los calamares, las empanadillas o la ensaladilla, que no puede faltar en ningún bar castizo que se precie. Y como solemos recomendar, deja sitio para el postre, porque la pastelería se la encargan a un obrador que sigue fielmente las recetas de Chicote.

Toda la carta es estacional y es obra del televisivo chef de inicio a fin. La magia está en que, además de volver a poner en valor la tradición más pura, es un paseo por la vida de Chicote, tanto la profesional como la personal. El ejemplo está en platos como el conejo con tomate ‘como lo guisa la madre de Chicote’, dentro de la carta de sugerencias, que cambia semanalmente y que siempre guarda un tesoro culinario muy personal.

Puertalsol se divide en tres zonas: una gran barra de taberna ocupa el espacio central y allí se ofrecen cervezas y vinos con una tapa típica, véase un encurtido o un ibérico; a ambos lados, dos salones que también conservan la esencia castiza del local. Pero la auténtica joya está fuera, una terraza a la altura del letrero de Tío Pepe, con vistas a la madrileña Puerta del Sol, que permanecerá abierta todo el año al estar acondicionada para cualquier inclemencia climática. Eso sí, cada uno puede elegir cómo disfrutar Puertalsol, ya que se puede consumir la misma oferta gastronómica y de coctelería ya sea en el interior o en la terraza. Y se puede hacer durante todo el día, desde los desayunos tardíos –esos en los que apetece más un pincho de tortilla o una tosta– hasta las cenas.

Con esta propuesta, Chicote devuelve al Kilómetro 0 de Madrid la esencia de su cocina en un ambiente inigualable.

Fotos: Juan David Fuertes.

Precios


Precio medio 40€

Horario


De lunes a domingo de 11 a 00:30h (viernes y sábado hasta la 01:30h)

Teléfono


91 487 36 85

Dirección


Puerta del Sol, 10 (5ª planta del edificio de El Corte Inglés de Sol)

Metro


Sol

Online